2.- NACEN LOS CURSILLOS.-

Como lo señala el párrafo 1º de la presentación de IFMCC1, en cuya redacción participó Eduardo Bonnin, “los Cursillos de Cristiandad comenzaron en Mallorca (España), al finalizar la década del cuarenta”.  

La Peregrinación a Santiago de Compostela, realizada entre el 28 y 29 de Agosto de 1948, en la que participaron mas de 700 jóvenes de la Diócesis de Mallorca, constituiría el ambiente propicio y hasta la exigencia del nacimiento de los Cursillos de Cristiandad.

En efecto, fue en la tarde del 7 de enero de 1949. Veintidós jóvenes subían con los dirigentes al viejo monasterio de San Honorato para asistir a lo que iba a ser un nuevo cursillo...uno mas...pero que resultaría "otro", el primer Cursillo de Cristiandad. Tres días después existían los veintidós primeros cursillistas, y este primer Cursillo era ya una realidad, idea que se ratificaría por el Secretariado de Mallorca, el 5 de Noviembre de 1972, cuando aún en vida de los principales iniciadores, Eduardo Bonnin, El Padre Sebastián Gayá y Monseñor Hervás,  instalara en el Monasterio de San Honorato una placa señalando que “Aquí se dió, en enero de 1949, el primero de los Cursillos de Cristiandad, que el Espíritu Santo ha difundido hasta los últimos confines de la tierra. El Secretariado Diocesano de Mallorca, con ocasión del III Encuentro Mundial de Dirigentes de  Cursillos, da gracias a Dios. 5 de Noviembre de 1972”, y como lo confirmará IFMCC3, al señalar que este “Movimiento, iniciado en la década de los 40, se iría haciendo realidad en la diócesis de Mallorca, consolidándose en los años siguientes (1949-1954)” (Ver. IFMCC3 Nº15).

El Equipo lo integraron don Juan Capó, don Guillermo Payeras, y el último día don Sebastián Gayá, como directores espirituales., Eduardo Bonnin como rector, Bartolomé Ruitort, Andrés Rullán y Guillermo Estarelas como rollistas y Guillermo Font como auxiliar. Un equipo "especial" para un cursillo que a la larga resultaría también "especial": ser el primero de la gran serie, y  del cual diría el Obispo de Mallorca, Monseñor Juan Hervás, “al oír lo que de vuestros Cursillos he oído, diría que en la grandiosa Peregrinación a Santiago robasteis la espada al apóstol para producir un desgarrón en el manto del cielo por donde descienden a torrentes la Gracia divina sobre la juventud”.  


Eduardo Bonnin, Rector 
Primer Cursillo de Cristiandad

Un equipo integrado por hombres de diversa fisonomía espiritual, de formación dispar, en el que se reunía lo tradicional y lo nuevo, la improvisación y la revolución, la sensatez, el miedo y la reticencia.

+ Un EDUARDO BONNIN no fácil de encasillar por su rica, compleja y difícil personalidad. Hombre de convicciones profundas, de influir estratégico, de una ironía magistral para describir las situaciones erradas, de una absoluta seguridad en sus esquemas de pensamiento, de gran simplicidad en sus planteamientos, de una imaginación que suplía y suplantaba el razonamiento, con una claridad en lo que piensa y una tenacidad en lo que quiere, propia de quién ha sentido siempre la responsabilidad de la conducción. Consistente, metódico, incansable y tenaz, hombre que no descuidaba detalle, y quizás el único que tenía programadas y sistematizadas todas sus intervenciones.

 

+ Un BARTOLOME RUITORT entregado y alegre, con una sensatez artesana, un carácter acompasado entre el sosiego espiritual sin complicaciones y la tranquilidad casi burguesa de su fe ciega. 

+ Un ANDRES RULLAN ansioso y siempre dispuesto a dar mas, con el ardor de una entrega llena de simpatía.

ANDRES RULLAN CASTAÑER era el Presidente Diocesano de los Jovenes de Accion Católica cuando  Eduardo Bonnin y luego el Obispo Hervàs - inspirados por el Paraclito - pusieron en marcha el Movimiento de los Cursillos de Cristiandad.

Nacido en 1919 en la localidad de Sóller, en Mallorca,  fue un prestigiado abogado, quien llegaría a ser Decano del Colegio de Abogados de Baleares, y sería considerado por los profesionales del Derecho, una eminencia en la materia. Hombre comprometido con sus ideas, como la abolición de la pena de muerte, en su condición de dirigente cursillista y abogado, acompañó hasta el último momento a Juan Ribas Rosselló y Andrés Trobat Llabrés, las dos  últimas personas ejecutadas es España a garrote vil; una experiencia tragica, que compartió estrechamente con Eduardo Bonnín Aguiló, aquella fría noche de invierno, y cuyo amargo recuerdo siempre le acompañó en vida, luego que la sentencia se cumplíera puntualmente el 28 de enero  de 1949, en la carcel provincial de Palma de Mallorca, el antiguo edifició  de los Capuchinos.

En la etapa preparatoria de la peregrinación a Compostela, se incorporó al núcleo inicial de los Cursillos, aportando una alta capacidad organizativa,  aportación que sería trascendental, si no al método, si al ritmo del Movimiento....fue precisamente su capacidad de acción y organización  el elemento decisivo para el cambio de ritmo que se acordó en la Asamblea Diocesana de Jóvenes de 1948, donde se abandonó el “goteo” que suponía la celebración de un sólo cursillo al año y se planteó la realización intensiva de varios cursillos al mes, a partir de enero de 1949.

Hombre de  enorme influencia tanto en los ambientes universitarios creyentes como en los crecientes de clima de rebeldía que iban configurándose en la España de aquellos años.influiría de manera importante para la aceptación de la propuesta de Eduardo Bonnin para que el esquema de la «Reunión de Grupo» se integrara como pieza esencial del Método.

ANDRES RULLAN CASTAÑER fallecería el 28 de Mayo de 2007, a los 88 Años de edad en Palma de Mallorca, celebrándose sus honras fúnebres  en la Parroquia de San Alonso de Rodríguez, emblemático e histórico lugar donde la primera Ultreya de Mallorca funcionó durante muchos años, y que al decir de los cursillistas de Parroquia de San Alonso de Rodríguez, emblemático y acertadísimo sitio elegido para la celebración de sus honras fúnebres; histórico lugar donde la primera Ultreya funcionó durante muchos años, y que al decir de los cursillistas de  entonces «…tenía un aura irrepetible de catacumba en obras».

+ Un GUILLERMO ESTARELLAS con su agudeza de percepción rápida, sus modos expeditos, su especial rapidez de reflejos para improvisar, su exaltación fervorosa y su entrega, incluso a veces violenta. Como dato anecdótico se cuenta que será ESTARELLAS quién introduicirá en los Cursillos el Canto "DE COLORES", existiendo dos versiones respecto del momento en que ello se va a producir.

Para algunos el "DE COLORES", que con el tiempo se transformaría en el verdadero himno de Cursillos, se entonó por primera vez en el Cursillo Nº 1  de San Honorato, cuando esperando el inicio de éste, algunos asistentes planeaban arrancarse, pués se sentían incómodos. Habiendose entonces informado de ello al Rector, que era Eduardo Bonnin, este habría respondido simplemente: "Que Estarellas los ponga a cantar algo", pensando que aquel, como pedagogo sabría motivarlos.

Como en esa época estaba de moda en España esta canción, interpretada por el trío mexicano de Los Panchos, les propuso, con la mayor naturalidad cantarla, y haciéndolo logró que el ambiente se relajara y descartaran la idea de irse. 

Para otros,  entre ellos Guillermo Font,  el "DE COLORES" se va a entonar por primera vez al final del Cursillo Nº 2,  celebrado también en San Honorato. En efecto, quienes relatan esta segunda versión cuentan que en aquellos primeros tiempos, en razón de las distancias, los cursillistas debían dormir, después de la Clausura en San Honorato, para regresar a Palma a la mañana siguiente. El lunes 29 de febrero de 1949 el autobús que debía recogerlos se estropeó,  por lo cual se atrasó en llegar , y estando presentes entre otros, como integrantes del Equipo, además de Bartolomé Ruitort, Guillermo Font y Guillermo Estarellas, el Rector le pidió a Guillermo Estarellas, que tocaba muy bien la guitarra, y quien era además miembro de una familia de músicos, que cantase algo para entretener a los chicos, y Guillermo tuvo la feliz idea de entonar el "DE COLORES”, canción mexicana muy de moda en aquellos días en España, la que repetiría varias veces  de camino a Palma ya que el autobús se volvió a estropear, rompiéndosele la dirección en una larga cuesta abajo, a tan solo dos metros de un muro que lo frenó, el  único muro en todo ese camino a Palma, que es una larguísima cuesta abajo, y que de no haber existido - según lo cuenta Guillermo Font - en cualquier otro sitio en el que se hubiera roto la dirección del autobús se hubieran despeñado.

ESTARELLAS , conocido por sus amigos como "PAJARITO", fallecerá el 25 de Mayo de 2013, dos día después del fallecimiento de Cristobal Almendro, también participante de ese Cursillo Nº 1 de San Honorato, por lo que puede suponerse que es muy posible que hayan llegado al cielo muy juntos y tomados de la mano, cantando el ·DE COLORES", como buenos amigos que fueron

+ Un GUILLERMO FONT con sus desplantes y su entrega llena del apasionamiento del neófito, con sus testimonios muchas veces rudos, pero siempre impactantes, con una  memoria privilegiada  un sentido del humor magnífico, aunque con una salud muy precaria,

GUILLERMO FONT,  sería Auxiliar y Profesor en los 30 primeros cursillos. Era además el que se encargaba de la Intendencia real en los primeros Cursillos, el que hacía la comida, bajaba a los pueblos a colectar leche y pan para los desayunos, mataba un cordero para la comida de los cursillistas (Ya que la profesión de su familia era la de carniceros y él en concreto era matarife)

Asimismo Guillermo, que sería miembro de la primera Reunión de Grupo con Eduardo Bonnin. tenía como profesión propia, la de chofer del obispo, Monseñor Juan Hervás, al que quiso como a un padre. Incluso vivía en el Palacio Episcopal durante su estancia en Palma, lo que sin duda sería muy importante, ya que ello permitió conectar a Mons. Hervás con ese grupo de jóvenes de una manera mas informal, además de la  del despacho diario con su Canciller Secretario, Sebastián Gayá.

GUILLERMO FONT, quien luego sería casado y padre de 8 hijos,  llegaría a ser además una persona muy querida por el P.Sebastián Gayá, al grado que, como lo relata Paco Sanz, quien fue testigo presencial del hecho, cuando en los últimos días del P.Sebastián, éste quiso recibir la Unción de Enfermos llegaron a la residencia de Soller donde se encontraba viviendo, el obispo de Palma de Mallorca, Mons. Jesús Murgui, el Deán de la Catedral D. Juan Darder y el Párroco de Soller. El P. Sebastián, que era muy jerárquico, solicitó permiso al Párroco de Soller para recibir el Sacramento de manos del Obispo, cosa que evidentemente le fue concedida, y cuando el obispo le preguntó "¿está preparado Sebastián?", este le respondió:  "aún no, señor obispo, ¿dónde está Guillermo Font?" .

Como Guillermo se había salido de la habitación que era bastante pequeña y apenas cabían dos o tres personas, Sebastián mandó a Paco Sanz a buscar a Guillermo, que estaba esperando en la recepción de la Residencia,  cosa que el Obispo don Jesús entendió y esperó a que llegase Guillermo. Una vez en la habitación, el P. Sebastián lo sentó a su lado y dijo al Pastor,  "ya, ahora podemos empezar podemos empezar".

Tal era la cercanía de GUILLERMO FONT con el P. Sebastián, que él sería quien lo  afeitaría el día que murió, siendo probablemente la última persona que lo vio vivo.

Aún cuando Guillermo, fue muy amigo de Eduardo Bonnin, y fue integrante como dijimos de su primera Reunión de Grupo, con el tiempo se fueron separando, cuando el circulo mas cercano a Eduardo empezó su deriva personalista y prescindió  absolutamente de él para todo lo relacionado con Cursillos, aislándolo de la vida del Movimiento, lo que en todo caso no afectó la vida de Fe de Guillermo, que sigue siendo sólida e inmensa, acudiendo a Misa a diario, y pasándose de tres a cuatro horas cada día arrodillado frente al Sagrario.

 


Santuario de San Honorato

Estaban los esquemas, estaba el equipo, faltaba el lugar. Y se eligió el Santuario de San Honorato, ubicado en el monte Luliano en el pueblecito de Randa, a unos 30 kilómetros de Palma de Mallorca, el que se encontraba a cargo de los misioneros de los Sagrados Corazones.

Lugar ideal por su aislamiento, no dejaba de presentar algunos inconvenientes. De partida no había luz eléctrica y las posibilidades de abastecimiento eran escasas.


Capilla del Santuario

Muy de mañana, antes de empezar la actividad propia del Cursillo, los miembros  del equipo, por turnos, debían bajar a pie, con una jarra en la espalda a buscar la leche para el día; el pan debía irse a buscar a Lluchmayor, distante 12 kilómetros mas o menos, para lo cual fue necesario conseguir prestada una bicicleta; en cuanto a la carne, se descuartizó un cordero, tarea en la cual no solo participó el equipo, sino incluso los que iban a vivir el cursillo por primera vez.

Y, alrededor de las siete de la tarde de ese 7 de Enero de 1949, comenzaba el Cursillo. La "Charla Preliminar" y el Retiro a cargo de don Juan Capó, con unas meditaciones que realmente impactaron a todos. Luego el Vía Crucis, leído y subrayado por Eduardo Bonnin. La cena...otra meditación, el rosario, las oraciones de la noche...y a la cama.

Al otro día, la meditación sobre "Las Tres Miradas", a cargo del padre Guillermo Payeras, luego el desayuno, y, por primera vez el canto "De Colores". La formación de las decurias, el material para los murales, etc.

En cuanto a los Rollos-Rollos, en este primer Cursillo no existió el rollo "Ideal", el cual nacería mas tarde cuando la Escuela de Dirigentes fue analizando el contenido del Cursillo. Se dio sin embargo un rollo "Centros de Acción", enfocado fundamentalmente al reclutamiento de aspirantes para la JACE, el cual, a partir del Cursillo Nº2 se cambiaría por "Cristiandad en Acción", rollo enfocado a la organización de la juventud en comunidades o centros. El rollo "Estudio del Ambiente" se dio con un enfoque bastante limitado. Otro rollo fue el de "Acción Católica" el cual evolucionaría progresivamente en el tiempo, tanto en lo teológico como en lo metodológico, hasta convertirse en el rollo "Seglares en la Iglesia", hoy "Iglesia".

Todo el Cursillo, tanto en su técnica como en los Rollos-Misticos y los Rollos-Rollos se desenvolvió en una gran normalidad. Todo muy parecido a lo actual.

El último día por la tarde, la Clausura. Fuera de los cursillistas que habían vivido la experiencia por primera vez y los respectivos dirigentes, sólo llegaron como "visitantes ilustres" don Sebastián Gayá, quién dio el último rollo y Juan Mir. Una Clausura vivida a fondo, llena de ricos testimonios personales y en la cual, como "broche de oro", el padre Gayá daría lectura a una carta enviada por Mons.Hervas, bendiciendo el Cursillo.

Como diría en una ocasión posterior el padre Juan Capó: "El primer Cursillo era la realización de unos afanes, de unas ansias, de unos modos de ser y actuar. Fue algo posible en el clima pastoral y apostólico de aquellos momentos. Para indicar los comienzos reales de los Cursillos tendríamos que remontar hasta sus raíces, las corrientes que los hicieron posibles, detallar desde su nacimiento las inquietudes que les dieron ser. Lo cierto es que no nacieron de golpe, así como un milagro hecho, como la luz de una nueva estrella que sorprendiera la noche, puesta de repente en el arco del cielo por los dedos de Dios. No es la obra de un hombre, sino de un grupo, de un clima, de un afán convergente primero y compartido después". (Juan Capó.- "Pequeñas historias de la historia de los Cursillos de Cristiandad".- Editado por el Secretariado Nacional de España.- Colección Pablo Apóstol.- Pag. 13).

En resumen, había madurado un proceso, se habían encontrado unos hombres y se producían necesariamente los efectos de una búsqueda.

Este Cursillo de Enero de 1949 al que se denominó en su oportunidad "CURSILLO DE FORMACIÓN Y APOSTOLADO", y el que pretendía ser uno mas en una serie, resultó, sin lugar a dudas como lo estamos comprobando, algo nuevo, algo distinto, algo "fuera de la serie". Factores distintos, determinantes de una novedad comprobada en relación con los Cursillos anteriores resultaban evidentes, y ello debido fundamentalmente a cuatro elementos: el cambio de clima y orientación pastoral que se había producido en Mallorca con la toma de posesión de la diócesis por Mons. Hervás, cuyos dinámicos 41 años se hacían sentir; el estilo innovador y el empuje del nuevo Asesor Diocesano de la JACE, el padre Sebastián Gayá; la lucidez, claridad, inteligencia y capacidad del padre Juan Capó, quién había asumido sus nuevas tareas con gran entrega y amor; y por último, como ya lo hemos señalado, la convergencia en un mismo equipo de laicos, de cristianos comprometidos de la talla de Bonnin, Estarelas, Ruitort y otros.

La gran novedad no estaba tanto en el método, es decir en la intencionalidad de los componentes, cuanto en el contenido doctrinal, en lo cual, sin lugar a dudas, papel de primerísima importancia jugaron los Rollos-Misticos elaborados por don Juan Capó y don Guillermo Payeras, los cuales centraron la proclamación evangélica en la doctrina de la Gracia, dentro de un contexto vivencial que ayudaba a experimentar en la propia vida la fuerza transformante de esta singular realidad.

Definitivamente había nacido algo nuevo. Este primer Cursillo era algo "providencial", providencialidad que no significa como alguien pudiera creer algo casual o fortuito. Había en él un hallazgo, resultado de un proceso serio de búsqueda, en el cual existía una intención dinámica, un estilo apostólico y una inquietud.

Eduardo Bonnin, Rector como se ha señalado de ese primer Cursillo, confirmará mas adelante este especial carácter de novedad, y el nacimiento con ello de los "Cursillos de Cristiandad" propiamente tales, al afirmar en un estudio publicado en la Revista "Proa", órgano oficial de los Cursillos de Mallorca, en su Nº197, y el cual sería editado mas adelante como libro por el Secretariado Nacional de España que: "debemos aclarar sin embargo, que estos Cursillos son específicamente distintos de los Cursillos para Adelantados de Peregrinos o de los Cursillos para Jefes de Peregrinos"...."Los Cursillos de Cristiandad no son la continuación o adaptación de aquellos antiguos cursillos, sino algo nuevo y distinto de lo anterior, el resultado de un trabajo incansable y productivo, ¡Milagrosamente productivo!". (Eduardo Bonnin.-"El Cómo y el Porqué".- Editado por el Secretariado Nacional de España.- Colección Cursillos de Cristiandad.- Pag. 14). "En cuanto a los llamados Cursillos de Formación, su eficacia y sus resultados fueron siempre tan escasos, que su influencia en los Cursillos de Cristiandad fue realmente nula". (Eduardo Bonnin.-"El Cómo y el Porqué".- Editado por el Secretariado Nacional de España.- Colección Cursillos de Cristiandad.- Pag. 22).
 

Placa recordatoria del Primer Cursillo de Cristiandad,
realizado entre el 7 y el 10 de Enero de 1949, 
ubicada en la entrada del Santuario de San Honorato de Ruanda, Mallorca, España