SECRETARIADO NACIONAL DE CHILE  CURSILLOS DE CRISTIANDAD

 

SECRETARIADOS DIOCESANOS DE CHILE

SECRETARIADO DIOCESANO DE SANTIAGO

    Actualizada al 20.10.2014

1.- COMPOSICION DEL SECRETARIADO:

CARGOS NOMBRES DIRECCIÓN TELEFONOS CELULAR CORREO ELECTRONICO
Asesor Diocesano          
           
           
Presidentes Ruben  Valenzuela Cornejo Calle 1 Nº5370 V.Sn Genaro    02-6422177  90395873 rubenbalen@hotmail.es
  Rosa Pallero de Valenzuela Renca   68071643 rosapallero.i@hotmail.es
         

presidente@mcczonanorte.cl

Vocalía Estudios          
           
           
Vocalía Piedad          
           
         
Vocalía Acción          
           
         
Vocalía Ambientes          
           
         
Vocalía Finanzas          
           

2.- HISTORIA DEL MOVIMIENTO EN LA DIOCESIS:

Los Cursillos van a llegar a Santiago en una época crucial para la Iglesia, marcada fundamentalmente por dos eventos renovadores: el Concilio Vaticano II y la Misión General de Santiago 1963-1964, convocada por Mons. Raúl Silva Henríquez, al año de asumir el gobierno de la Arquidiócesis.

El 25 de Enero de 1959 el Papa Juan XXIII había convocado a los cardenales para la realización del Concilio Ecuménico Vaticano II, respecto del cual es importante tener presente algunos hitos de su desarrollo:

-    El 11 de octubre de 1962 se inaugura solemnemente en su 1ª etapa, la que se clausuraría el 8 de diciembre del mismo año . En esta etapa no se discutirá ni promulgará ningún documento, pero si se generarán tres macizos mensajes: los Discursos de Inauguración y de clausura de S.S. Juan XXIII y el Mensaje de los Padres del Concilio a todos los hombres.

-    El 3 de junio de 1963 fallecerá Juan XXIII y el 30 de junio se iniciará el pontificado de Pablo VI quién el 29 de septiembre inaugurará la 2ª sesión del Concilio. Esta sesión será clausurada el 4 de diciembre de 1963 y al día siguiente se promulgarán los primeros Documentos Conciliares: la Constitución sobre la Sagrada Liturgia y el Decreto sobre los Medios de Comunicación Social.

-    La 3ª sesión se inaugurará el 14 de septiembre de 1964 y se clausurará el 21 de noviembre del mismo año . En esa fecha se promulgará la Constitución Dogmática sobre la Iglesia “Lumen Gentium”

-    La 4ª y última sesión será inaugurada el 10 de septiembre de 1965 y clausurada el 7 de diciembre de 1965 y en ella son promulgados todo el resto de los Documentos del Concilio.

Santiago y su Iglesia, a fines de los años 50’s y comienzos de los 60’s, vivían en un clima muy especial. En ese tiempo se comienzan a experimentar acciones concretas de evangelización, con un fuerte acento en la vivencia de la fe, la coherencia entre fe y vida, y el papel de la Iglesia en el mundo y en lo social, reaccionando ante la “descristianización” generalizada. Algunos signos concretos de este clima :

-    En 1959 se llevan a cabo las Misiones de Plaza Garín, Santa Cristina y La Legua. En la Misión Popular de San Alberto, en 1959, se comienza a hablar de las Comunidades de Base, de las capillas y del tema de "descentralizar" las parroquias.

-    Se comienza a hablar y promover la “Pastoral de Conjunto”, que integra a sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos en un solo cuerpo apostólico: primero en Talca en 1960, Mons. Manuel Larraín, y  luego en Santiago Mons. Raúl Silva H., quién había tomado posesión del Arzobispado el 24 de junio de 1961.

-    En el mundo provocan un gran impacto las Cartas Encíclicas de S.S. Juan XXII: "Mater et Magistra" en Mayo de 1961, y "Pacem in Terris" de Abril de 1963.

-    La Conferencia Episcopal de Chile publica varias Pastorales Colectivas sobre la realidad nacional, que provocan gran revuelo y toma de conciencia en el clero y el laicado: "La Iglesia y el problema del Campesinado Chileno" (Cuaresma de 1962), "El Cristiano en el Mundo Actual" (Julio de 1962) y "El Deber Social y Político" (Septiembre de 1962).

-    Los trabajos universitarios de verano, sobre todo en los ambientes rurales, con una gran participación juvenil, suscitan en los jóvenes una gran toma de conciencia de la responsabilidad de los cristianos en el mundo, a la vez que más de algún conflicto con la generación anterior.

-    En 1962 Mons. Manuel Larraín y Mons. Raúl Silva inician la Reforma Agraria en los fundos de la Iglesia.

-    En 1963 se reanuda la celebración de las Semanas Sociales de Chile, que no se celebraban desde 1930.

Entre tanto, a mediados de 1962, Mons. Silva Henriquez Arzobispo de Santiago, ya entonces Cardenal electo, anuncia la realización de una gran Misión General para Santiago:

-    Compromete en ella a todo el clero diocesano, secular y regular y solicita la ayuda de todas las congregaciones religiosas, pidiéndoles que destaquen sacerdotes a tiempo completo a esta labor.

-    Para desarrollar mejor la Misión, se revisa y formaliza la organización de las Zonas y Decanatos.

-    Se pide a los Movimientos de Acción Católica que se pongan a disposición de la Misión, supeditando a ésta sus programas de trabajo. Los Movimientos ponen sus cuadros de militantes y dirigentes responsables a disposición de la jerarquía, incorporándolos a las parroquias para el trabajo misional, postergando toda actividad anteriormente programada para el año.

-    La Misión Parroquial partirá en Enero de 1963, en forma sucesiva en tres niveles sociológicamente diferenciados: Zona Rural, Zona Costa y Sector de San Bernardo y Puente Alto; en Octubre, en la Zona Independiente de Santiago y, a partir de Enero de 1964, en la Zona Obrera.

-    En la Zona Urbana, la misión se inaugura el sábado 19 de Octubre de 1963 y se clausura el sábado 2 de Noviembre del mismo año. En casi todas las parroquias se celebran diariamente Misas “comunitarias” (una novedad impactante para la época, recordando que esto ocurría antes de la Reforma Litúrgica de Vaticano II) y se programan tres vigilias durante la Misión.

-    La Misión consistió en seis Reuniones Interfamiliares que se efectuaban en las casas de los propios misioneros que habían invitado a participar a las familias de su cuadra o de su manzana. Las reuniones se orientaban a comentar charlas radiales difundidas en días y horarios simultáneos; a la misma hora, todo Santiago estaba en Misión. En días alternados, las parroquias y movimientos organizan charlas y foros.

En muchos sectores de la Iglesia de Santiago: en la jerarquía, en los sectores intelectuales y formadores de opinión, en el clero y en el laicado hubo consenso en que la Misión General resultó siendo la acción eclesial de mayor importancia e impacto en Santiago en la década de los 60’s. La Iglesia se abrió con la Misión y se renovó con la Misión. Se empezó a oír: "la Iglesia somos todos nosotros", ni el templo, ni el cura: somos todos.

Aunque sería presuntuoso hablar del “éxito de la Misión”, es conveniente destacar algunas consecuencias inmediatas de ella, tendientes a consolidar sus frutos:

-    Se inició una Post-Misión dirigida a los grupos que se habían reunido durante la Misión. Estas reuniones mensuales continuaron siendo coordinadas por los mismos dirigentes laicos provenientes de las parroquias o Movimientos que habían vivido la experiencia misional.

-    Se creó la Acción Católica Parroquial (ACP), aprovechando los vínculos humanos logrados en los grupos y promoviendo nuevos grupos. Se comenzaron a formar Comunidades de Base ambientales, y se invitó a incorporarse a la ACP a los laicos más comprometidos o entusiasmados por la Misión.

-    Aún cuando para las reuniones de Post-Misión se elaboraron esquemas de trabajo, se decidió adoptar como método de trabajo para la ACP el Método de Revisión de Vida (Ver-Juzgar-Actuar), que permitía enfrentar las realidades de cada grupo en vez de seguir esquemas programados.

A fines de 1963, el dirigente español de la F.I.J.C. Gerino Casal dictó, con un equipo de la J.I.C. Argentina, varias “Jornadas de Metodología de Revisión de Vida” para los nuevos equipos de ACP (a la vez que para los de otros Movimientos, como JOC, MOAC y AUC) y durante 1964, se preparó el Equipo Central de ACP Arquidiocesana, para continuar dictando Jornadas de Revisión de Vida; el año terminó con más de 30 equipos parroquiales constituidos.

Resultados concretos de la Misión:

-    Una reestructuración completa de la vida parroquial:

-    Las C.E.B. comenzaron con la Misión y se continuaron reforzando después de la Misión.

-    Revitalización de las parroquias

-    La iglesia se comenzó a organizar en forma real en torno a grupos, comunidades, capillas, parroquias, decanatos. Se pasó de la idea a la realidad, y se implantó una Pastoral de Conjunto

-    En los Sectores Populares (J.M. Caro), los católicos se dieron cuenta de que no eran minoría ni que tenían menos presencia y empuje que los evangélicos. La misión les devolvió la confianza, se fortaleció el MOAC y se consolidó una Pastoral Obrera Popular que marcaría fuertemente.

-    La vida religiosa se insertó en las poblaciones. Comenzó la salida de los religiosos y comunidades hacia los sectores populares, al tomar conciencia de que mucha fuerza de la Iglesia estaba concentrada e los sectores medios y altos.

-    Podemos decir que así, proféticamente, la Misión prepara a la Iglesia de Santiago para madurar y acoger la renovación que estaba llegando con el Concilio Vaticano II.

-    Se inició el reconocimiento –que a veces resultó doloroso– del rol y participación de los laicos en la Iglesia. Tres años después, durante la celebración del VIII Sínodo Arquidiocesano, la asamblea sinodal rechazó cinco documentos sobre pastoral familiar y juvenil, medios de comunicación, pastoral asistencial, Iglesia y cultura, y “todo” el documento sobre el laicado. Esto fue causa de la convocación a una sesión adicional que se celebró en 1968: los documentos rechazados en 1967 fueron completamente reescritos, discutidos y aprobados.

En este marco, don Raúl Silva Henriquez, al concluir la Misión, y viendo  la necesidad de reforzar los frutos que se estaban consiguiendo en esta iglesia pujante, autorizará, luego de algunas investigaciones y consultas, la celebración de Cursillos de Cristiandad en su arquidiócesis, entregando por razones pastorales y de orden práctico, la responsabilidad del pre-cursillo, del cursillo y sobre todo, del post-cursillo, a la Acción Católica Parroquial (ACP)

Así, entre el 9 y 12 de octubre de 1964 se realizará el 1er Cursillo de Santiago, siendo su rector fue Gerino Casal y su Director Espiritual el P. Eliseo Escudero.

Los Cursillos en Santiago, como antes en Mallorca, nacían en repuesta a una necesidad pastoral concreta de acoger y asegurar los grandes cambios en la diócesis. Su nacimiento y primeros pasos estuvieron explícitamente insertos en la línea pastoral anunciada en la Misión General y confirmada en Vaticano II.

Si bien hay quienes han afirmado que ellos habrían sufrido en algún momento "críticas e indiferencia del Arzobispado”, y quienes estimaron que hubo un plan de “Cursillos Especiales” con “una cuota un tanto excesiva de originalidad”, otros. estiman que nada había en ellos que autorizara considerarlos “poco auténticos” y que se respetó su método propio, pero, como habría sido un escándalo gravísimo no haberlos insertado en las líneas pastorales ordinarias de la Arquidiócesis, se les mantuvo en un bajo perfil, respetando las orientaciones de sus iniciadores: “los Cursillos de Cristiandad no constituyen ninguna forma de asociación de fieles ni deberán constituirla en adelante, dado su carácter y los fines que se proponen. No tendrán bandera, ni insignia, ni cotización” (Los Cursillos de Cristiandad, Instrumento de Renovación Cristiana, Carta Pastoral del 3/9/57 de Mons. Juan Hervás: Normas pastorales, n.1).

Desde el comienzo se organizará una Escuela y la Escuela de Dirigentes, que se reunirá en una vieja casona de tres patios situada en Agustinas 1480. La directiva se reunirá semanalmente y como una de sus primeras tareas se abocará a la revisión de los rollos, para ponerlos en la línea conciliar, a medida que se iban promulgando los documentos del Vaticano II. En un comienzo el Precursillo se orientó a invitar grupos parroquiales en lo posible ya existentes (con sus párrocos) o grupos o equipos de movimientos. Para estos fines, los dirigentes de la ACP visitaban las parroquias y directivas de los movimientos. Con ello, se cumplían dos objetivos: apoyar los cambios de mentalidad y transformaciones en las estructuras como consecuencia del Concilio y asegurarse de que nadie se perdiese en el 4° día. Para asegurar la perseverancia se pedía que todo candidato a asistir a un cursillo contase con un grupo que lo acogiese en el post-cursillo.

En las reuniones de Escuela de los primeros tiempos se dedicó bastante tiempo a presentar y formar en los nuevos enfoques nacidos en Vaticano II: presentación de la Historia de la Salvación, de la Eclesiología de Vaticano II, (Muchos todavía recuerdan una charla sobre la Eclesiología del Vaticano II que dictó el R.P. Egidio Viganó en el Colegio Argentino del Sagrado Corazón,  el 29 de julio de 1966. El P. Viganó era en esa época el provincial de los Salesianos en Chile, había sido perito conciliar; tiempo después fue elegido Superior General. Esta charla fue luego publicada como libro por las Ediciones Paulinas.), el rol y actuación apostólica de los laicos, y también se programaban jornadas de metodología de revisión de vida, que en ese momento se veía como el mejor instrumento disponible para el trabajo ambiental de grupos o comunidades cristianas comprometidas.

Es muy posible que si no se hubiese procedido así, los cursillos no habrían llegado a encarnarse, extenderse y servir a toda la Iglesia de Santiago, como se han encarnado, extendido y servido hasta hoy

Tras 5 años de esta “custodia” confiada a la ACP, ésta se transformó en la Acción Católica Independiente (ACI) con otro rol pastoral y otros métodos de trabajo. Algunos de los dirigentes pasaron a la ACI, otros continuaron en Cursillos. En este momento, el Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Santiago, con el agradecimiento de toda la Iglesia Metropolitana, inició su propio vuelo independiente en el servicio de la Pastoral.

Puede afirmarse con seguridad que los cursillistas de esta primera etapa fueron un instrumento fundamental en la renovación cristiana que se vivía en Santiago. Muchos de ellos continúan en la actualidad vertebrando las estructuras eclesiales. Su respuesta al “Cristo cuenta contigo” fue estable y permanente.

PARTICIPANTES EN EL 1er CURSILLOS DE CRISTIANDAD DADO EN SANTIAGO 

9 al 12 de Octubre de 1964

Entre otros:  Gerino Casals.- Rector.- Español.- 7º de la 1ªfila.- Alfredo Arista.- Profesor Base.- Argentino.- 1º de la 3ª fila.- Padre Eliseo Escudero.- 6º de la 1ª fila.- Padre Ramón Ojeda.- 6º de la 3ª fila.- Rafael Undurraga.- 2º de la 1ª fila.- Francisco Jullian.- 1º de la 2ª fila.- Fernando Moller.- 3º de la 3ª fila.- Ruperto Puga.- 4º de la 3ª fila.- Fernando Villanueva.- 7º de la 3ª fila.-  Humberto Molina.- 11º de la 3ª fila

3.- ACTIVIDADES DEL MOVIMIENTO EN LA DIOCESIS: 

2006

Cursillos de las 5 Zonas Arquidiocesanas de Santiago de Chile

Zona Cursillo Número inicio término
         
Cordillera Hombres 240 15-06-2006 18-06-2006
Cordillera Mujeres 224 22-06-2006 25-06-2006
Sur Hombres 241 11-08-2006 14-08-2006
Oriente Hombres 242 10-08-2006 13-08-2006
Oriente Mujeres 225 17-08-2006 20-08-2006
Sur Mujeres 226 31-08-2006 03-09-2006
Norte Hombres 243 28-09-2006 01-10-2006
Norte Mujeres 227 05-10-2006 08-10-2006
Cordillera Hombres 244 05-10-2006 08-10-2006
Centro-Oeste Hombres 245 06-10-2006 09-10-2006
Cordillera Mujeres 228 12-10-2006 15-10-2006
Centro-Oeste Mujeres 229 19-10-2006 22-10-200

18.03.2006 - Cambio de Secretariado Arquidiocesano-Santiago   

En una hermosa y emotiva Eucaristía, celebrada en el templo de la Gratitud Nacional, presidida por Monseñor Ricardo Ezzatti, Obispo Auxiliar de Santiago y concelebrada por el Asesor Nacional  Padre Desiderio Morales , el Asesor Arquidiocesano de Santiago Padre Teodoro Nieto, y el Asesor de la Zona Norte Padre Juan Vechi,
se procedió al cambio del Secretariado Arquidiocesano de Santiago. .

Participaron además en la ceremonia los matrimonios que presiden los cinco Secretariados Zonales de Santiago, junto a cursillistas de la capital y en invitados de la Diócesis de Rancagua. 

En el espíritu de "Casa y Escuela de  comunión"  que debe ser el M.C.C. se compartió estos momnetos en que asumieron la Presidencia del Secretariado Arquidiocesano, por el período 2006-2008, Jorge Guzmán y María Angélica  Rigordi de Guzmán

Acompañemos a nuestros hermanos que asumen este servicio , con oraciones y una participación activa en la vida _
del movimiento para que la "Nueva Evangelización" sea una realidad en el corazón de la gran urbe.

 Entregamos a continuación algunas imágenes del evento:

 
 
   

Monseñor Ricardo Ezzatti, Obispo Auxiliar de Santiago concelebra conr el Asesor Nacional  Padre Desiderio Morales, el Asesor Arquidiocesano de Santiago Padre Teodoro Nieto, y el Asesor de la Zona Norte Padre Juan Vechi,

 
Los Presidentes entrantes y los salientes   Los Presidentes Nacionales
 

Cursillistas de Santiago acompañan al nuevo Secretariado

   
Victor Cornejo, Presidente saliente       Homilía de Mons. Ezzatti
   

Mons. Ezzatti preside el cambio de Presidentes

El nuevo Secretariado acompañado de Mons. Ezzatti, los Presidentes Nacionales y los Presidentes salientes
   
SITIO WEB:  
FACEBOOK:  
EMAIL:  
   

La mantención y actualización de esta página web es de única y exclusiva responsabilidad del
Secretariado Diocesano respectivo