SEMBLANZAS

 

P. PASTOR SALVO BEAS

 

El Padre Pastor nació en Santiago el 12 de Noviembre de 1940, ingresando en 1964 a la Orden Capuchina y habiendo realizado sus estudios en el Seminario de San Fidel, en San José de Mariquina fue ordenado en Constitución , diócesis de Linarespor el entonces Obispo de esa diócesis, Monseñor Augusto Salinas Fuenzalida.

 

Luego de desempeñarse por mas de 40 años como Párroco en Los Angeles, Constitución, Santiago y Hualpén, desde febrero de 2009, es designado Párroco de la Parroquia de San Miguel de Recreo, en Viña del Mar.

 

 

En cuanto a su “trayectoria” Cursillista, vivió su Primer Cursillo en Villarrica el año 1965, durante su primer año como Seminarista, y desde entonces, con gran entusiasmo y compromiso ha venido participando en el Movimiento en las diócesis de Villarrica, Constitución, Los Ángeles, Concepción, Santiago, Valdivia, Osorno y Valparaíso.

Asimismo,  considerando su conocimiento del Carisma del MCC., de su Mentalidad, Esencia y Finalidad; su vivencia de la Espiritualidad de los Cursillos; su preparación teológica y espiritual, y su profundización en la Metodología del Movimiento, los respectivos Obispos le han confiado a lo largo de sus 47 Años como cursillista, las tareas y la responsabilidad como  Asesor Eclesiástico en las diócesis de Linares, Concepción, Valdivia y  Osorno, y en la Zona Poniente de la Arquidiócesis de Santiago.

Durante estos 47 años en el Movimiento ha participado en varios Encuentros y Asambleas Nacionales, representando en ellas a los Secretariados en que se ha desempeñado como Asesor Diocesano.

 

Recién llegado a su destinación como Párroco de San Miguel en Recreo, tomó inmediato contacto con nuestro Secretariado Diocesano, poniéndose a disposición, en la medida en que sus nuevas responsabilidades se lo permitieran y abriéndonos las puertas de su Parroquia para Jornadas, Escuelas Intensivas, Ultreyas, etc; como asimismo para la realización del Programa de Televisión que tuvimos el año pasado en UCV Televisión, el cual no sólo se  grabó íntegramente en dependencias de los Capuchinos, gracias a sus facilidades, sino que contó además con su participación como panelista estable.

Desde su incorporación al Movimiento en nuestra diócesis en febrero de 2009, tuvo la oportunidad de participar con el Padre Oslando Valenzuela, - a quien sucederá en sus responsabilidades - en varios Cursillos, lográndose entre ambos, como pudimos constatarlo, una “conexión” y un “feeling” muy rico, el que quedó claramente demostrado con la buena voluntad y la prontitud con que se puso a disposición del Movimiento cuando nos enteramos de la enfermedad del P. Oslando; con su ofrecimiento de hacerse cargo, mientras fuera necesario, de las tareas del P. Oslando en la Escuela, particularmente de la Palanca y de la Eucaristía semanal, y  con su disposición, cuando el Secretariado se lo planteó,  para asumir la responsabilidad de hacerse cargo de la Dirección Espiritual del próximo Cursillo Nº 76 de Mujeres, y de apoyar en lo que fuera necesario el Cursillo de Hombres Nº  78, cuando el P. Oslando nos dejó para incorporarse a la Ultreya Eterna

Al fallecer en Agosto de 2012 el P. Oslando, el Obispo de Valparaíso lo designa como Asesor Diocesano del Movimiento en la diócesis
 

Con gran alegría compartimos que por Decreto 75/2012, del Obispo de Valparaíso, que le fuera notificado el 11 de Octubre de 2012, en la misma fecha en que celebra sus 43 años de ordenación sacerdotal, ha sido designado como nuevo ASESOR DIOCESANO DEL MOVIMIENTO DE CURSILLOS DE CRISTIANDAD, el Padre PASTOR SALVO BEAS

Estamos seguros como consecuencia de lo señalado, que el cariño, que se ha venido ganando en los cursillistas de nuestra diócesis, con su testimonio, con su actitud, con su simpatía y alegría, con su claridad de pensamiento y su franqueza para decir lo que tiene que decir, le facilitarán el cumplimiento de estas tareas y responsabilidades que el Señor le está confiando, y de estas funciones de ASESOR DIOCESANO, las cuales en cualquier Movimiento de Iglesia son de trascendental importancia, tanto para el trabajo de conducción espiritual al interior del Movimiento, como para nuestra vinculación, tanto con él Pastor diocesano, como con las distintas estructuras eclesiales, comunidades de Iglesia y otros Movimientos.