SEMBLANZAS

 

P.OSLANDO VALENZUELA

 

 

El P. Oslando nació en Cauquenes, el 18 de agosto de 1940, en el seno de una familia cristiana formada por sus padres don Rosendo Valenzuela y doña Matilde Henriquez, siendo el menor de cinco hermanos, uno de ellos también sacerdote como él, de la familia religiosa Redentorista.

Muy joven, con solo 13 años ingresará al Jovenado (seminario menor) de la Congregación de los Padres Redentoristas, en la cual, luego de realizar el noviciado en Brasil, profesará el 05 de enero de 1960 y será ordenado presbítero, el 27 de diciembre de 1965, prometiendo vivir toda la vida las características más distintivas del misionero Redentorista: “apóstoles de fe robusta, esperanza alegre, ardiente caridad y celo encendido” De vuelta a Chile en 1968, es destinado por su Congregación a la diocesis de La Serena.

 
     

Entre el 30  Septiembre y el 3 de Octubre de 1971, vive el 1er Cursillo de Hombres de La Serena, asumiendo posteriormente como Asesor Diocesano del Movimiento, por encargo de Mons. Francisco Fresno, entonces Arzobispo de esa diócesis

 
1972
1974

El Padre Oslando, conocido por todos como “Libito”, trabajará durante varios años en la Cuarta Región, destacando su trabajo en diversas misiones en las ciudades de La Serena, Coquimbo y Ovalle, Su labor pastoral consideró además aportes a Movimientos de Iglesia de la Arquidiócesis de La Serena, destacándose especialmente su desempeño como Asesor Diocesano del Movimiento de Cursillos de Cristiandad entre 1971 y 1990, donde era muy apreciado por su alegria y por su compromiso.


S.Pedro-Coquimbo


Santo Niño Dios-Sotaquí

Durante estos años se desempeñó  en varias parroquias de esa diócesis y en distintas iglesias tanto de La Serena, Coquimbo y Ovalle, entre ellas, la Iglesia San Pedro en Coquimbo y el Santuario del Niño Dios de Sotaquí, donde se trabajó como Párroco, entre los años 2003 y 2007, dejando una huella imborrable en esa región gracias a su carisma y amor que entregó a los fieles durante varios años

1972
1977

 

En 1990 su comunidad lo traslada a Temuco, donde asumirá como Párroco de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, tareas que desempeñará hasta 1999.

Durante estos años compartirá sus tareas de Párroco con una cantidad de actividades Pastorales, entre las cuales, su gran amor por los Cursillos de Cristiandad lo llevará a desarrollar una intensa colaboración activa y comprometida con el Movimiento, participando en muchos Cursillos

 

<--------Parroquia de N.Señora del Perpetuo Socorro - Temuco

 
En 2006, su Congregación lo destina a la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en el cerro Cordillera en Valparaíso,

Una vez establecido en la diócesis, se incorporará con gran entusiasmo a las actividades del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, con una activa participación en la Escuela de Dirigentes, en las Ultreyas Diocesanas, y como Director Espiritual de varios Cursillos.

 

A partir de 2007 a petición del propio P. Mario Sanguinetti, asume como Vice Asesor Diocesano, convirtiéndose en un estrecho, fiel y eficiente colaborador de este

El 14 de Agosto 2009, cuando el Obispo de Valparaíso acepta la renuncia que en razón de su edad le presenta el Padre Mario Sanguinetti, es designado por Decreto Episcopal como Asesor Diocesano del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Valparaíso

 

Durante los 52 años en la Congregación Redentorista, a la cual sirvió también como Superior Provincial, y los 41 años en el Movimiento de Cursillos, en las diócesis de La Serena, Temuco y Valparaíso, fue siempre un vivo testimonio de un hombre que hacía de la misión, su razón de vivir, fiel a aquel pensamiento de la Madre Teresa de Calcuta, a quien sabemos tanto admiró, de que

“Aquel que no vive para servir, no sirve para vivir”.

 

Quienes lo conocimos fuimos testigos de que buscó predicar el Evangelio de una manera siempre nueva, esforzándose por llegar a los más pobres y abandonados de nuestra sociedad, habiendo descubierto en el método Kerigmático de los Cursillos de Cristiandad, una forma de expresión gozosa y alegre de la Palabra del Señor que lo identificaba plenamente, como tantas veces se lo escuchamos decir. 

Jesús, cuya doctrina de Redención proclamó con tanta fuerza y convicción, como sacerdote Redentorista, con cuyo Evangelio fermentó, y nos enseñó a fermentar en los ambientes a través del Movimiento de Cursillos, no solo en su querida diócesis de Valparaíso, sino también en las de La Serena y Temuco, fue sin lugar a dudas el gran amor y la gran pasión de nuestro querido “Libito”.

Muchos, sino todos los que lo conocimos, fuimos testigos de como día a día le fue entregando su vida durante 72 años, toda una vida larga y plena, vivida toda ella desde un sacerdocio también pleno, ideal e íntegro y realizado sin concesiones, y siempre con una abierta disponibilidad a lo que el Espíritu Santo le fue pidiendo y sugiriendo en cada momento.

Con su humildad, parecida a la de Juan Bautista, supo siempre orientarnos, y enseñarnos a orientar con cariño y con alegría hacia Jesús, “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”, y no cabe duda que fue este modo de ver las cosas lo que lo identificó tan fuerte y vitalmente con el Carisma de los Cursillos de Cristiandad. De él aprendimos vivencialmente formas y maneras para llevar, dejándose guiar por la conducción del Espíritu Santo, a los hermanos, a los hombres, y con preferencia a los más alejados, hacia Jesús.
 

Con su tremenda fuerza, parecida a la de nuestro Patrono San Pablo, nos enseñó y nos dejó muy claro que sólo en la medida en que en nuestras vidas asumiéramos la centralidad absoluta de la persona de Jesús  en los designios salvíficos del Padre Eterno, en que aquel “nombre sobre todo nombre, ante el que se dobla toda rodilla en el cielo, la tierra y el abismo” como dice San Pablo en esa cita de la Carta a los Filipenses, que tantas veces le oímos repetir, sea la razón de nuestras vidas y de nuestra compromiso de “fermentar de Evangelio los ambientes”, estaremos cumpliendo con la misión que el Señor tiene para cada uno.

Si somos capaces de descubrir en su testimonio y en sus enseñanzas esta llamada a la centralidad de Jesucristo en nuestras vidas, en nuestras conciencias, en todas nuestras actuaciones, y a partir de ello, de asumir comprometidamente esa disponibilidad evangelizadora y misionera que tantas veces el querido Padre Oslando nos propuso, nos motivó y nos incentivó, podremos ir descubriendo, como nos dice San Juan, que el que descansa en Jesús no ha de temer el pecado, porque Él es quien nos libera.

A partir de ahí se puede, como nos lo demostró el “Libito” con su vida, vivir una vida realmente nueva, sin esclavitudes ni respetos humanos, esa vida de la “gloriosa libertad de los hijos de Dios” que nos ha merecido Jesús, y a la cual EL nos llama a cada uno, esa vida transfigurada por el Espíritu, esa vida que, como se lo escucháramos más de una vez cuando nos diera el Rollo Gracia en los Cursillos, tenemos la imperiosa necesidad de no guardarla para nosotros mismos, y tenemos la extrema urgencia de comunicarla a tantos hombres sedientos de una palabra de sentido y de esperanza, esa vida que, como nos lo dejara meridianamente claro el Papa Benedicto XVI en su discurso inaugural de Aparecida, sólo podemos tener en definitiva, en Jesús.

 

 

 

Otra de las características más notables de “Libito” fue su alegría, virtud que irradió de modo particular y muy específicamente en nuestro querido Movimiento de Cursillos de Cristiandad, y por ello para él, un discípulo misionero, como señalaba continuamente, no puede ser un hombre triste, pues “el ser redimido por Dios debe ser siempre, un motivo de alegría para todos los renacidos en el bautismo, y en esa Redención debe radicar nuestra esperanza”.

 

Se puede afirmar con certeza que el P.Oslando, fue un hombre redimido, agradecido siempre del amor misericordioso de Dios, motivo central de su predicación. Su fe lo acompañó hasta los últimos momentos de su peregrinar en esta tierra y fue evidenciada especialmente cuando conoció su enfermedad, señalando que toda la vida había predicado la vida eterna y que había llegado el momento de prepararse profundamente para ese encuentro definitivo con Dios que tanto había esperado, y cuando el médico le anunciara un 15 de Agosto, día de la Ascensión de la Virgen, la gravedad de su dolencia y el riesgo de muerte que ella implicaba, cuando con su habitual y característica sonrisa lo miró, y casi sin inmutarse le respondió: “No doctor…la MUERTE NO EXISTE”. Y es que “Libito”, como tantas veces nos lo fue demostrando, se dio cuenta que el Padre había decidido llamarlo a vivir plenamente en SU presencia, a vivir con EL, y con Jesús, la Vida Eterna.

 

 

Con estos sentimientos, confiando en el corazón misericordioso de nuestro Dios, en el que estamos absolutamente seguros y convencidos confiaba totalmente el buen “Libito”, - como se lo comentara el 15 de agosto de 2012, a un Dirigente del Secretariado de Valparaíso, cuando lo visitara en el hospital, cuando los médicos no le habían comunicado todavía la gravedad de su enfermedad, estamos seguros que de la mano del Señor de la Vida, el querido Padre Oslando, se encuentra viviendo su 5º Día, incorporado a la Ultreya Eterna, desde la cual estamos seguros sigue intercediendo por este Movimiento que tanto amó y por el cual tanto se entregó y en la cual esperamos reencontrarnos algún día.

Sabemos que el 30 de Agosto del 2012, y luego de un fulminante cáncer, llegó a ella repitiendo con toda autoridad las palabras de nuestro santo Patrono San Pablo: “He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe. Ahora me aguarda la corona merecida, con la que el Señor, juez justo, me premiará en aquel día; y no sólo a mi, sino a todos los que tienen amor a su venida…” (2 Tim 4,7-8), y que desde allí sigue sonriendo y contagiándonos con su sonrisa, sigue repitiéndonos:

“y….y….y…
ya pues… pónganse alegres……saquen las caras de tristeza y vístanse de alegría……si….con la alegría del resucitado…. porque es a Él a quien seguimos.......

 “mírense en el espejo y no dejen de sonreir”.

 

ALBUMS FOTOGRAFICOS

(Haga click sobre las fotos)

 

 

"LIBITO"
Y SU PARTICIPACION EN CURSILLOS EN VALPARAISO

 

"LIBITO"
Y LAS ULTREYAS DE CONFRATERNIDAD CHILENO-ARGENTINAS

 

CURSILLISTAS
DESPIDEN  A "LIBITO"
EN FACEBOOK